BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

jueves, 15 de enero de 2015

2015

Es curioso que, cuanto más pasan los años, más se reducen esas listas de deseos que uno se autoimpone para el año nuevo y que, por norma general, terminan generando más frustraciones que objetivos logrados.

Más curioso si cabe, es que tras un año que ni fu ni fa, un año de aparcar parte importante de mis motivaciones para caminar aunque sea de forma ajena a mi voluntad, no sienta la necesidad de romper con lo que el año que se va ha supuesto y buscar la forma de resarcirme.

Aunque, pensándolo bien, tal vez, lo que debería ser curioso, realmente es lógico, y nada más. Y es lógico porque, a pesar de llevar un año de lunes al sol y perspectivas de futuro laboral negro y sombrío, a pesar de aparcar mis caminos, mis charcos, mis desgastes de zapatilla... soy feliz. He podido descubrir que me puedo poner mis ojos de niño en casa y mirar al mundo con curiosidad donde quiera que esté, he aprendido que un trabajo no compra tus besos ni el despertarme cada día junto a ti, he aprendido que las zapatillas se desgastan igual en un camino a 10000 kilómetros de casa que a 100, he aprendido que, si en vez de pedir, miramos lo que tenemos, no sentimos la necesidad de pedir más al año siguiente y, sin embargo, es más que posible que lo consigamos.


Así que, tardío, feliz año, a disfrutar del camino...