BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

viernes, 30 de diciembre de 2011

Deseos de año nuevo

Pedir no vamos a pedir, que tampoco nos hace falta, pero, puesto a desear, y a desear algo importante de verdad, os deseo a todxs que, en este año que entra, nunca os falte la ilusión.

La ilusión por los reencuentros con amistades lejanas, la ilusión por el abrazo de lxs amigxs de verdad, la ilusión por cambiar este mundo tan feo por uno que sea un poco más bonito pero que lo sea para todxs, la ilusión por andar y desandar caminos sin importar donde lleven siempre que se caminen observando con ojos de niñx, la ilusión por descubrir, por charlar, por sonreir, por soñar, por amar, por imaginar...

Y para mí, puestos a desear, sólo desearé que en este año que entra, seáis capaces, cada cual en lo que le toque, de ilusionaros conmigo.

Feliz año 2012 para todxs!

jueves, 29 de diciembre de 2011

Robando versos...

En ocasiones como estas, siempre es mejor dejar los versos y los latidos en manos de los maestros, y esperar el retorno de las palabras, cuando en ellas haya más sueños que espinas...

Luna Congelada (Mario Benedetti)

Con esta soledad
alevosa
tranquila
con esta soledad
de sagradas goteras
de lejanos aullidos
de monstruos de silencio
de recuerdos al firme
de luna congelada
de noche para otros
de ojos bien abiertos

con esta soledad
inservible
vacía

se puede algunas veces
entender
el amor.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

La gran inocentada de la vida...

Porque al final en eso se resume una broma, una gran broma. Se resume en hacer creer algo a alguien que confía en que lo que ve, siente y percibe, que lo que le está ocurriendo, es totalmente real, para, finalmente, señalarle que no estaba sino ante un mero espejismo y reírse de el.

Así es muchas veces la gran inocentada que la vida te ofrece, te pone en el camino la idea de que si cruzas continentes mares y océanos, si asaltas el castillo y escalas los muros por altos que sean, conseguirás conquistar a la princesa soñada. Y al final, la vida, cuando llegas a la ventana del torreón, te empuja y se descojona mientras caes y te partes la crisma.

Lo único bueno, si algo hay, es que en la vida, como pasa con las bromas, todo es levantarse y volver a confiar…



martes, 27 de diciembre de 2011

Nada que decir...

Porque a veces el silencio es más que suficiente...

viernes, 23 de diciembre de 2011

Felices fiestas!

Que si, que ya se que estas fiestas están forjadas en el consumo desmesurado, el gasto desorbitado y el pedir y pedir, pero aún así siempre son fechas que nos hacen recobrar en parte la ilusión, esa que cuando éramos niños iluminaba nuestras caras cuando desenvolvíamos los regalos la mayoría de las veces sin saber que se encontraba bajo el envoltorio de los mismos, esa misma ilusión con la que debemos desenvolver el futuro, también desconocido, a veces incluso aterrador, pero siempre esperanzador mientras esa ilusión se mantenga.
Jai zoriontzuak izan dezazuen!!!

Olentzero joan zaigu
Mendira lanera
Intenzioarekin
Ikatz egitera.
Aditu duanean
Jesus jaio zela
Lasterka etori da
Berri ematera
Horra, horra, gure Olentzero
Pipa hortzean duela
Eserita dago
Kapoiak ere baitu
Arraultzatxuekin
Bihar meriendatzeko
Botil ardoakin
Olentzero buru handia
Entendimentuz jantzia
Bart arratsean
Edan omen du
Hamar erruko zahagia!
Ai urde tripa handia!
Ai urde tripa handia!



Y si estamos dormidos...

¿para que soñar...?




jueves, 22 de diciembre de 2011

El sueño americano

Hace unos meses, en aquellas espontáneas y maravillosas asambleas a pie de plaza, decía un compañero y amigo que el día que prohibieran la lotería, comenzaría la revolución.

Y es que, a pesar de que cada día se vuelva más utópico alcanzar el nivel de vida que la sociedad de consumo nos exige. Vivir el sueño americano es caro, y su mantenimiento, más. Porque es necesario vivir en un piso grande (que aquí no somos de casa con jardín) equivalente al salario de 20 años más 5 de intereses, como unx no es un cualquiera, tiene que ir a trabajar en un BMW o un Audi, que menos, que no se diga que vamos montados en nada que no vaya de cero a cien en más de 4 segundos, por mucho que luego no podamos ni permitirnos llenar el depósito de gasolina. Luego hay que vestir bien, de marca, zapatillas de 150 euros para el partido de pádel de los jueves, botas de goretex de 200 para el paseo en el monte de los domingos, los vaqueros lesvis, los bolsos de trucci y demás. Luego en casa no nos puede faltar de nada, el deuvede y el blu rei, la pda, el emepetres, el emepecuatro, el portátil, el pc, la tele plana de 290 pulgadas con leds luminiscentes fotovoltaicos, el jom cinema de 39 pentawatios con Dolby surraun, el movil que hace fotos, la cámara de fotos que tiene radio, la radio que es calculadora y la calculadora que es teléfono móvil, etc, etc etc.

La cuestión es que, por muy bonito que nos lo envuelvan, con papelitos de colores y lacitos brillantes, la mayoría de lxs mortales no llegamos a ese sueño, y este termina convirtiéndose en nuestra pesadilla. Y a pesar de que poder mantener nuestro nivel de vida nos quite el sueño y las energías, seguimos aceptando el modelo impuesto porque, un día, tal vez, nos toque un millón de euros en un sorteo y podamos mirar por encima del hombro al resto de nuestros semejantes y decirles lo insignificantes que son…



miércoles, 21 de diciembre de 2011

Total y absoluto agotamiento

Por mucho que la doctora se empeñe en decirme que tengo la tensión alta, lo que debería haber advertido era que lo que tengo es un agotamiento total y absoluto. Tal vez sea que llega el invierno, que se termina el año o que me satura la simple idea de realizar un aterrador balance del mismo, pero la verdad es que me hallo sumido en un total y absoluto estado de cansancio vital.

Y es que el cuerpo es sabio, y por mucho que estemos en unas fechas navideñas que, al contrario que a otra mucha gente, me suelen llenar de energía y buen humor, me pide que pare un poco, aunque sea a recargar las baterías, que este año se ha forzado mucho la máquina y hay que pasar la itv.



Así que nada, parada técnica, y pausa antes de balances y metas, no vaya a ser que el año que empieza en breve tomemos la parrilla de salida con las ruedas pinchadas y el el motor a media gripar…

lunes, 19 de diciembre de 2011

Tiempo de balances

Una vez más, y de manera inevitable, se va cerrando el año. Y con el cierre vienen, también de forma inevitable, las épocas de balances y de miradas sobre el camino recorrido y sobre el que se ha de recorrer.

Y es que hay que reconocer que todo nos predispone a ello, los días son grises, tristones, fríos, y al llegar a casa no apetece otra cosa que acomodarse bajo la manta y echar una mirada para atrás y otra para adelante, mirar donde se estaba hace un año y donde se deseaba estar, y ponerse en el punto de partida del ahora para soñar donde estar el año siguiente.

Así que, ante esta tesitura, sólo queda relajarse, desear darse a uno mismo el aprobado, y pensar que el tiempo abre todos los caminos, sólo hay que saber cual se quiere elegir…

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Odio mutuo...

Siempre se ha hablado de lo bonito que es el amor mutuo, correspondido, el querer y que te quieran, y poco, muy poco, se ha hablado de esa situación inversa que crea una relación tan necesaria en la existencia como es la de los supervillanos para los superhéroes.

Y es que yo le odio, y el a mí. Si yo intento sonreír el me intenta hacer llorar, si yo busco la luz el me ofrece oscuridad, si yo quiero sol, el me da tormentas y lluvia, si quiero descansar el convierte mi vida en una vorágine, si quiero dulce el me da salado, si quiero soñar, el me ofrece insomnio.

Y así seguimos, inseparables en nuestra relación de odio mutuo, pero claro, que se le va a hacer. Te odio con toda mi alma: miércoles!


lunes, 12 de diciembre de 2011

Al mal tiempo...


viernes, 9 de diciembre de 2011

Bulbabia on the road

Somos un grupo peculiar, de eso no cabe ninguna duda y, la verdad, es que es un asunto que nos importa más bien poco. Nos vemos cada ciento en viento y es más fácil que nos encontremos un fin de semana en Bratislava que para tomar un café, pero una vez que nos ponemos hasta conseguimos hacer alguno de esos planes que, sin duda, quedarán marcados con mil y una anécdotas.


Y es que otra cosa no, pero si sacamos unos días somos capaces de demostrar que la estupidez humana no tiene ningún límite, y la nuestra mucho menos. Así que, con una carretera delante, y cuatro días para hacer lo que mejor sabemos, es más que posible que o nada, o tal vez todo, vuelva a ser como antes. Y es que la tierra de las gigalenas, los kebayunos y el baile del urogallo, vuelve a encontrarse en nuestro camino, fenezca pues, a los pies de los hijos de Bulbabia, kill the lion!!!

lunes, 5 de diciembre de 2011

Trincheras...

En el fondo, todo el mundo, digamos lo que digamos, nos pasamos la vida buscando una trinchera en la que refugiarnos de las bombas que nos van cayendo por el camino.Trincheras hay muchas, de muchos colores, tamaños y formas, cada una hecha a la medida que cada soldado necesita en cada momento.

Hay trincheras de día, de noche, de minutos y de años. Hay trincheras de abrazos, de besos, de sábanas y pieles que se necesitan. Hay trincheras de notas, melodías, trincheras de canción, protesta grito y baile de cuerpos que desean escapar de la monotonía. Hay trincheras de papel y pluma, de historias que evaden mentes de las grises monotonías. Hay trincheras de pantalla grande, palomitas y dolby surround, trincheras que evocan el anhelo de recibir el beso de la protagonista.

Trincheras, cada soldado con las suyas, en las que para seguir sintiendo por momentos el cálido refugio, no debemos olvidar, claro está, que fuera siguen cayendo bombas…

viernes, 2 de diciembre de 2011

Contradictorias contradicciones

Desde siempre se ha dado en mí una contradicción (una especialmente, tendré miles…) que, probablemente, sea la causante de la mayor parte de las angustias vitales que padezco.

Si de algo no cabe ninguna duda, es de que sabe diox que tengo una paciencia infinita, puedo esperar y esperar, y esperar, y esperar… no pasa nada, le doy a cada cosa y a cada persona prácticamente todo el tiempo que necesite, aunque este se mida en milenios.

La otra característica clave de mi persona es que, exceptuando la mentira, si hay algo que odio por encima de todas las cosas del universo, es esperar.

Y claro, la mezcla entre estos dos polos es, cuanto menos, curiosa, porque se juntan las ganas de hacer las cosas bien, de saber esperar a que ocurran cuando deban ocurrir y como deben ocurrir, con mi ya conocida disposición a hacer del Carpe diem un lema vital, de no querer perder ni un segundo de todo aquello que pueda ser bueno, e incluso de lo que no, con esa necesidad de ir llenando la mochila de mil y una cosas maravillosas ante la inexistencia de una respuesta a la pregunta de cuando se va a terminar el camino.


Y así sigo, viviendo y soñando, pero siempre avanzando, con mis contradictorias contradicciones…


lunes, 28 de noviembre de 2011

Animales de costumbres

Desde siempre se ha dicho que el ser humano es un animal de costumbres, y, a decir verdad, es una afirmación casi innegable.

Cada cual tiene sus maneras de hacer las cosas y procede cada vez de modo muy similar a los anteriores. Por norma general, las costumbres que tiene cada cual, las toma como universales y no concibe que las cosas se puedan hacer de otros modos. Es por eso que intentamos una y otra vez de cambiar a la gente que nos rodea y por lo que se nos vuelven tan insoportables sus, en este caso nunca costumbres, sino siempre manías.

Y la cuestión es que muchas veces, si fuésemos un poco más amplixs de miras, seríamos capaces de darnos cuenta que, mucho mejor que tratar de mantener nuestras costumbres sobre las de lxs demás, mucho mejor sería crear nuevas y aprender a disfrutarlas.

Porque, la verdad, si se mira bien, no es nada difícil aprender a acostumbrarse a compartir miradas, besos, caricias y abrazos, a compartir tardes de manta y peli, a compartir sonrisas estúpidas, pelos de gato y noches de sushi, no, si se mira bien, no es nada difícil, acostumbrarse a ti…

viernes, 25 de noviembre de 2011

Recordar la historia, para que no se vuelva a repetir

La elección del 25 de noviembre como fecha internacional de la lucha contra la violencia a la mujer fue un acuerdo tomado por las participantes en el Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se llevó a cabo en Bogotá en 1981, aceptando la solicitud de la delegación de República Dominicana que proponía que de esta forma se rindiera homenaje a las hermanas Mirabal: Minerva, Patria y María Teresa. Ellas son un ejemplo vivo del tipo de mujer comprometida con las luchas de su pueblo.

Las tres hermanas cayeron por la violencia del régimen de Trujillo, quien durante 30 años mantuvo al pueblo dominicano en el atraso, en la ignorancia y el caos. En 1960, el pueblo dominicano descontento y harto ya de una dictadura tan larga, todos los días llevaba a cabo luchas callejeras contra las fuerzas militares represivas que sostenían al dictador.
Las hermanas Mirabal nacieron en la sección Ojo de Agua, provincia de Salcedo, República Dominicana. Las condiciones de vida que se daban en el país y la zona donde vivieron, consecuencia del dominio estadounidense y el atraso de las relaciones de producción, determinaron su sensibilidad frente a los agudos problemas sociales. La participación activa de las hermanas Mirabal en la lucha contra Trujillo les ganó la fama de revolucionarias, motivo más que suficiente para que en cierta ocasión Trujillo manifestara ante un grupo de personas que sus dos únicos problemas eran las hermanas Mirabal y la Iglesia.

¿Qué pasó el 25 de noviembre de 1960?

Minerva y María Teresa fueron a visitar a sus esposos a la cárcel, en compañía de su hermana Patria. Fueron interceptadas en un lugar solitario del camino por agentes del Servicio Militar de Inteligencia. Conducidas a un cañaveral próximo, fueron objeto de las más crueles torturas, antes de ser víctimas de lo que se ha considerado el crimen más horripilante de la historia dominicana. Cubiertas de sangre, destrozadas a golpes, estranguladas, fueron puestas nuevamente en el vehículo en el que viajaban y arrojadas a un precipicio, con la finalidad de simular un accidente. El asesinato de las hermanas Mirabal produjo un gran sentimiento de dolor en todo el país, pero sirvió para fortalecer el espíritu patriótico de un pueblo deseoso de establecer un gobierno democrático que garantizase el respeto a la dignidad humana.

La memoria de estas valientes hermanas, mártires que arriesgaron sus vidas y las dieron, efectivamente por la causa de la mujer nos llena de esperanza y nos da fuerza para seguir luchando por una sociedad igualitaria en la que mujeres y hombres podamos vivir en fraternidad humana.

lunes, 21 de noviembre de 2011

La vie en rose...

Cuando unx se marcha un par de días para apartarse un poco de las pesadas realidades cotidianas, se suele decir, que hace una escapada.

Y a decir verdad, el término no podría ser más correcto, porque si algo he conseguido en estos días, es escapar. Escapar, junto a ti, de la monotonía, de ese día a día que a veces es tan necesario dejar atrás para sentirse un poco más libre. Escapar del gris, con tus miradas, viendo con y en tus ojos nuevos paraísos en los que perderme. Escapar de los problemas, de las realidades, dejar que tu sonrisa me lleve de la mano a un lugar en el que estar seguro, escapar a nuestra trinchera y disfrutarla sin prisas, sin pausas.

Escapar, por momentos, lejos, muy lejos, de todo, menos de ti…



viernes, 18 de noviembre de 2011

Momento para un break

De vez en cuando está bien poder parar un poco el mundo, y perderse de la realidad cotidiana unas horas disfrutando de buen foie, buen vino, y montones de besos y abrazos en la mejor compañía, y sumergirse en una cálida trinchera lejos, muy lejos del gris... disfruten del finde!




miércoles, 16 de noviembre de 2011

Seguir caminando

Hay días en los que, por cualquier pequeño detalle, un aroma, un acorde, una imagen… consigues retrotraerte y volver a momentos y lugares que están más lejanos de lo que unx desearía.

Y vuelves la vista atrás y te das cuenta de que ha pasado más tiempo del que piensas desde aquellas tardes en las que despotricar contra todo y contra todxs, de aquellas tardes de música, sueños y locuras sin fin ni medida.

Y cuando miras de reojo todo lo que ha pasado, todo lo que has soñado, y todo lo que has vivido, te das cuenta de que absolutamente todo se encuentra fuera del lugar que se suponía iba a ocupar, no eres lo que pensabas que ibas a ser, no estás donde pensabas que ibas a estar e incluso no tienes a tu lado a mucha de la gente que pensaste que ibas a tener.

Y aún así, sientes que en el fondo todo ha seguido su curso, y todo ha ido bien. Y sabes que, mirando para dentro, lo único importante de los sueños y deseos es que abren nuevos caminos en los que seguir gastando zapatos, sin importar tanto el destino, sino el simple hecho de seguir caminando…



lunes, 14 de noviembre de 2011

Atascado en el cruce de caminos...

Hoy es uno de esos días. Uno de esos días de cabeza pesada y gafas con cristales de color gris, uno de esos días en los que unx no sabe si hacer la del avestruz y meter la cabeza bajo tierra o si dedicarse a hacer puenting sin cuerda para comprobar si el río es lo suficientemente profundo como para no abrirte la cabeza.

Cruce de caminos, cada uno con su dirección, el que anhelas y el otro, el desconocido, ese que no sabes donde puede llevar, y en medio un enorme páramo y tú, nada más. Y en ese enorme páramo sólo tu y tu angustia por poder seguir el camino y llegar a tu próxima parada.

Y mientras más esperas a ver si se aclara el camino más empiezas a temer que la espera se hará eterna. Y mientras más eterna se hace la espera más empiezas a temer que no se aclare el camino. Y permaneces ahí, quieto, inmóvil, ahogándote poco a poco en el mar de tus eternas inseguridades, sin saber como ni cuando dar el próximo paso, cómo ni cuando dejarás de estar atrapado en ese cruce de caminos…




miércoles, 9 de noviembre de 2011

Mejor con humor...



lunes, 7 de noviembre de 2011

La vuelta de la lluvia...

Las estaciones, como el mundo, están totalmente locas. Por mucho que lo diga el primo de Rajoy, meteorólogo y climatólogo de los buenos, es indudable que estamos dejando que nuestro planeta se cabree con nosotrxs.

Y con esas andamos que hasta el otoño ha decidido retrasarse, y si, ya se que la lluvia, la oscuridad y el principio del frío parece que vuelve todo más gris de lo ya habitual, pero a veces también es bueno parar un segundo y ver la lluvia tras el cristal, bajo una manta, sin prisas y sin pausas, sin más preocupaciones que mantener el calor en el lado bueno de la ventana…

viernes, 4 de noviembre de 2011

Quiero hacer contigo...

... lo que la primavera hace con los cerezos. Así termina uno de los más enormes poemas de Pablo Neruda, que hoy rescato gracias al recordatorio de un buen amigo, y por dejar caer una vez mas en este pequeño rincón algunos ápices de ese poesía tan bella como cierta...

Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.


A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
Quién escribe tu nombre con letras de humo entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte cómo eras entonces, cuando aún no existías.

De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.
Se desviste la lluvia.

Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento.
Yo sólo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo.

Tú estás aquí. Ah tú no huyes.
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.

Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.

Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.

Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.

Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Pues yo ceno en casa...

Permítanme que, por no llorar, me ría. JA, JA, y JA. Y es que no nos queda otra, gobernados por ineptos que se arrogan la representación por el hecho de que una masa aturdida por las últimas declaraciones de Belén Esteban les haya votado, está visto que no podemos optar, ni tan siquiera soñar, con ser partícipes de la toma de decisiones en aquellas cuestiones que nos afectan.

Y es que observando la situación en la que la banca y la propia clase política (a cada cual más corrupto) han sumido a todo un país, no nos queda otra que callar y tragarnos el delicioso menú que nos han preparado.


Porque es como si usted entra a un restaurante y le preguntan quién quiere usted que sea su camarero, claro, todos tiene buena pinta, uniformados, aparentemente limpios, y vendiendo su exquisito gusto gastronómico como inigualable.


Así que señala a ese de ahí, al rubio de ojos azules, que parece simpático, y le ha prometido un 25% de descuento en la factura, y a partir de ahí todo es un caos. Porque va pasando el tiempo y nadie aparece a tomar nota, pero le señalan que se está preparando un plato suculento en su honor, y, la verdad, que uno no sabe que pensar, porque nadie le ha preguntado ni qué quiere comer, ni con qué salsa, ni si le gusta muy hecho o casi crudo.

Pero es que claro, lo que nadie le ha dicho, es que usted está en un restaurante en el que la única opción que tiene es elegir el camarero, y ahí tiene un problema, porque su camarero resulta que no ha pagado a los proveedores, y no puede comprar comida fresca, es más, ya no puede ni comprar comida, por lo que ha ido a un vertedero a buscar algo que poner en el plato de los comensales. Y es que claro, los proveedores del restaurante quieren cobrar, y como no fían nada de comida en buen estado, el obligan a usted a que se coma esa mierda podrida para que así el camarero les vaya pagando lo que les debe.


Pues bien, lo han acertado, el camarero es el gobierno griego, y los proveedores que obligan a los griegos a tragar lo que hay en sus platos son los bancos franceses y alemanes. Eso sí la mierda… la mierda se la come usted, o le cerramos el restaurante!

lunes, 31 de octubre de 2011

Humor preelectoral...

Aquí viene, aquí llega, la fiesta de la democracia!!!! y jaja.... y jaja... y jaja...


viernes, 28 de octubre de 2011

Figuritas de papel

Siempre dándole vueltas a lo mismo, a las mil y una metáforas con las que identificamos la vida, lo sueños… bien en forma de un camino que va tomando destinos inciertos, bien en forma de estatuas de arena que se crean y se derruyen, o bien en la forma del lienzo en blanco, de la hoja de papel dispuesta a ser escrita.

Y es cierto, hay personas que se dedican su vida a escribir cien veces en el papel “obedeceré a la profesora en todo lo que diga”, otras personas copiarán lo que escriba la de al lado y otras, trataremos hacer algo único e irrepetible con nuestra hoja de papel. En ocasiones trataremos de escribir poemas, en otras sólo nos saldrá un horrible garabato y en ocasiones es posible incluso que se nos antoje hacer figuritas de papel.

Tal vez no siempre sepamos como construirlas y seguro muchas veces se llenará la hoja de rotos y manchones, que sin ninguna duda serán los que la conviertan en irrepetible. Al fin y al cabo, para componer los poemas más difíciles y las más complicadas figuritas, lo primero que tenemos que hacer, siempre, es desdoblar con cuidado nuestra hoja de papel, y empezar a soñar…

miércoles, 26 de octubre de 2011

Entre nieblas...

El camino, siempre el camino, a veces liso y otras veces lleno de arbustos espinosos, pero al fin y al cabo sólo tenemos uno, y lo que está claro, es que no debemos dejar de caminar ni un solo minuto hasta que llegue el precipicio final.

La cuestión es que en el camino hay desvíos, cruces, atajos, paseos con vistas… hay mil y una opciones de caminarlo, de andarlo y desandarlo, de tropezarse y levantarse y volver a tropezar.

El problema es que hay ocasiones, las menos, en las que por mucho que unx se empeñe en caminar, y sepa con claridad cual quiere que sea su próximo destino y con quien quiere llegar hasta el, hay una niebla tan tan densa que te vuelves totalmente incapaz de descifrar donde diablos está el camino que te lleve hasta allí. Y desorientado y ciego no sabes si dar un paso hacia delante o hacia atrás, o si dar un saltito, o correr a ciegas hasta tropezar o, como es el caso, esperar tranquilo y disfrutar de las vistas e ir esperando a que las nieblas se disipen, y sea el propio camino correcto el que se ponga ante tus pies.


lunes, 24 de octubre de 2011

Alegrarse no cuesta nada...

Lunes, víspera de festivo, la palabra puente te recuerda como mucho a algún que otro resbaladizo despropósito de Calatrava más que a la posibilidad de haber seguido durmiendo un par de horas o cinco más.

Noooo, el despertador nooo... en fin, tampoco hay más remedio, total, mañana que me saquen de la cama con espátula y que me den latigazos para arrancar de mis manos la manta. En fin… a ver a ver… bueno, está chispeando, que se le va a hacer… por lo menos aguanta el viento sur, así que terminaremos el día locxs, pero calentitxs, que el otoño va a venir con ganas en cuanto nos despistemos.

Pufff, que pereza, ahí está, mirándome, esperando un descuidopara joderme el día, pues no me da la gana, esta vez voy a darme una alegría, o más me vale… donde se encendía esto… aquí! A ver, memoria uno, 69, 4 kilos, pues va a ser que no, a no ser que me pesase en el 1994. Este va a ser que si, a ver a ver….

AU!!! AU!!! AU!!!

Si quien no se alegra el día, definitivamente, es porque no quiere…



viernes, 21 de octubre de 2011

Errores ajenos

Una de las cosas que siempre he tenido claro en esta vida, es que más allá de lo que uno haga, más allá de lo ejemplar o digno que pueda ser su comportamiento para con el resto de la gente, nunca, jamás, se va a librar de pagar por, lo que denominaremos, los errores ajenos.

Es una máxima aplicable a todos los ámbitos de nuestras relaciones, tanto personales como sociales, y no nos queda otra que aceptar que las cosas, por mucho que unx se esfuerce, son así y es muy difícil que vayan a cambiar.

Da lo mismo que seas un ciudadano ejemplar, que nunca hayas actuado fuera de la ley, si vas a tomar un avión te pasarán por infrarrojos, por detectores, te cachearan y si te descuidas incluso puede que te metan un dedo en el culo, y todo porque, hace unos años, a alguien que no tiene nada que ver contigo se le ocurriera estrellas un avión a diez mil kilómetros de tu casa.

No importa que nunca hayas hecho nada malo, que ayudes a ancianitxs a cruzar la calle y que salves animalitos malheridos, serás vigilado por cientos de cámaras por las calles como si fueras un delincuente o un vándalo, nuevamente no por tu seguridad, sino para asegurarse de que tu no eres un malo maloso.

Y en las relaciones personales ya la cosa se tuerce y la bola de nieve se hace eterna, personas que no pueden tomarse un café con amistades porque a sus parejas alguien le puso los cuernos y se mueren de celos, padres que se ceban con algunxs de sus hijxs por lo que hacen lxs otrxs, y así mil y una cosas, cada cual con las suyas, pero siempre pagando justxs por pecadorxs.

Si algo gracioso hay en esto es que quienes cometen los errores nunca pagan por ellos, nadie sabe como, pero siempre son lxs primerxs en llegar, hacen su maldad, y luego tu te comes su mierda bien masticadita, sin pan, ni patatas, ni agua para pasarla. Hay veces incluso, en las que se permite cierta diligencia, llega alguien y comete su maldad, llega la siguiente persona y comete su maldad, y así un determinado número de veces hasta que llegas tú, que siempre llegas tarde a todos lados porque los caminos se te hacen eternos de ir pagando los errores ajenos, y, sin comerlo ni beberlo, te encuentras con un nuevo peaje.

En fin, que así son las cosas y que si las trabas son grandes, la paciencia infinita, y pienso llegar siempre al final de mi camino, tarde lo que tarde, pase lo que pase, y pese a quien pese…



jueves, 20 de octubre de 2011

Heldu da bakea! Ha llegado la paz!

No por mucho madrugar...

Según pasan los días, y van quedando atrás viajes de rutas imposibles y noches de cascabeles, unx se da cuenta de que aterrizar en lo cotidiano termina siendo una tarea de lo más tediosa.

Y es que resulta imposible volver a la rutina y permanecer ajeno a esos cabos que quedaron sin atar antes de partir y que, "misteriosamente", no se han atado solos una vez que has retornado.

Y no sabes si tomarte las cosas con calma y esperar a ver cuantos caminos se abren o si ir buscando atajos por los que seguir caminando, aunque sea de paseo, y luego ya tomar el camino correcto y deseado, por mucho que ya sepas cual es el que quieres recorrer, esperando mientras tanto a que el propio camino se prepare para ser caminado por ti.

Porque, entre otras cosas, entre carreteras sin asfalto, quebradas estremecedoras y cielos limpios y puros, he comprendido que las cuestiones verdaderamente importantes suelen llevar su ritmo, su tiempo, que no por mucho madrugar amanece más temprano, por más que yo esté deseando abrir los ojos al ver el primero de los rayos del sol...

Así que despacito, con buena letra, sembrando mi incertidumbre con más preguntas que respuestas, y con la certeza de saber que, si se sabe esperar, en su debido momento, las respuestas serán las deseadas, y dejará de haber tantas preguntas.

martes, 18 de octubre de 2011

Retorno a Esparta!

A veces parece mentira, con todo el esfuerzo que cuesta hacer algunas cosas, lo rápido que terminamos echándolas a perder. Bien es cierto que hace un año y pico, cunado realicé mi última incursión espartana, el fin estaba claro y no tenía como objetivo el que los resultados permanecieran en el tiempo de manera inalterable.

La idea fue clara, llegar al objetivo y demostrarme que podía hacer cualquier cosa que me propusiera, por difícil que fuera.

Así que unos meses, y varios kilos después, y a pesar de que la lección que aprendí a base de sudor y esfuerzo personal me ha ayudado a no decaer nunca cuando quiero conseguir algo, es hora de volver al campo de batalla, es hora de recordarme que la constancia es la única virtud que permite desarrollar el resto de las virtudes, es tiempo de recordarse que la fuerza de voluntad todo lo puede, o al menos de intentarlo. Es tiempo de que ensaladas y pechugas a la plancha sustituyan a milanesas, asados y alfajores, es hora de volver a ponerse to buenorro!!!! AU!! AU!!! AU!!! xD

lunes, 17 de octubre de 2011

Hace un año ya...

Hace un año ya, un año que esa noche, como las demás, se dejaba caer en manos de la oscuridad, y el alcohol y las canciones pasaban de mano en mano y de boca en boca sin hacer presagiar que nada fuera de lo normal.


Una noche más, buscando entre las sombras unos ojos, una mirada, una sonrisa, buscando una llave que diera cuerda a un corazón demasiado roto y oxidado como para recordar el sonido de sus propios latidos.

Era una noche más, pero no fue una noche más. Porque la causalidad, el destino, o simplemente las circunstancias, hicieron que mirase al cielo, y pudiera, al fin, ver una estrella. Pude verte como suelo decir yo, así, como pa mí, pude verte dedicándome palabras dulces, miradas cómplices, devorando la noche a bocados junto a mi. Pude ver, y saber, que no eras un espejismo, que no eras un sueño incierto ni una utopía inalcanzable. Pude ver, y saber, que sin estar planificado, totalmente fuera de cualquiera de mis cábalas, por encima de muros, alambres y rejas, y a pesar de lo que mi cabeza quisiera decirme, me había enamorado a primera sonrisa.

Hace un año, y han pasado muchas noches, y muchas sonrisas, y muchas lágrimas, y muchos abrazos, y muchos besos, e ires, y venires, y sueños, y despertares, y, con todo lo pasado, vivido y soñado, la única verdad de la que sigo teniendo certeza es que, un año después, cada vez que veo esa sonrisa, puedo ver, y saber, que me sigo enamorando perdidamente de ella.




viernes, 14 de octubre de 2011

Algo especial...

Imagino que cada cual vive sus tradiciones de una manera particular, y yo sin duda no puedo ser menos. Fiestas hay muchas, algunas muy buenas y otras muy malas. Algunas para repetir todos los años y otras para no volver ni invitado. Eso sí, de lo que no me cabe ninguna duda es de que como los sanfaustos, para quien los vive de cerca, no hay nada comparable.

Y no sabría decir si es el mimo con el que se prepara cada día la camisa, las abarkas, el gerriko o el pañuelo, no sabría decir si es el olor del zurrakapote por las calles, el porrón que pasa de mano en mano y de boca en boca desde la tarde hasta el amanecer, no sabría decir si es el constante tintineo de los cascabeles por las calles, o si tal vez es el hecho de que es lugar de encuentro con la gente que conoces de toda la vida y que aprecia esos momentos tanto como tu.

Será imagino que un poco por todo, porque olvidamos la rutina y nos permitimos soñar, e incluso, con un poco de suerte, encontramos en el camino, entre trago y trago, sueños que terminan convirtiéndose en realidad.

Así son los sanfaustos, algo especial…

lunes, 10 de octubre de 2011

Aterriza cuando quieras...

En ocasiones, cuando unx va volando, ya sea a miles de kilómetros o tan sólo unos centímetros por encima de las oscuras realidades cotidianas, parece que le cuesta tomar suelo, volver a apoyar los pies sobre el asfalto y comenzar a caminar nuevamente.

La verdad es que planeando sobre las nubes unx se encuentra bien, no hay piedras, ni barro, no hay que tratar de adivinar cual es el camino a seguir a la hora de llegar a un cruce, tan sólo hay que dejarse llevar, sentir la brisa sobre tu cara y seguir sin tocar el suelo.

En esas estamos, tras miles de kilómetros, parajes imborrables y aventuras inolvidables, al llegar a casa no espera una fría pista de aterrizaje, sino que continúa el vuelo, sin poner los pies en la tierra. No en un vuelo literal, pero sí en un no querer tocar el suelo todavía, en un vivir en una nube tan añorada que aún se hace difícil saber si sigo en ella o si de verdad ya estoy sobre el asfalto. Un vuelo por encima de mi día a día, una trinchera construida en el aire por encima de los obstáculos, un vuelo sobre tus alas del que sin duda no quiero bajarme…

jueves, 6 de octubre de 2011

La ventana...

Siempre que se parte a realizar un viaje de estas características, lo primero que hay que hacer, además de llenar una maleta de sueños, es ponerse los ojos de niño para poder ver el mundo con toda la capacidad de ilusionarse. Luego, una vez que el viaje comienza, sólo es cuestión de colocarse delante de las mil y una ventanas que se aparecen ante tus retinas para que un maremoto de sensaciones se vayan agolpando en cada latido.

Hay que reconocer que antes de partir no sabía exactamente que era lo que quería buscar, qué podría encontrar dentro de mi cabeza y mi corazón delante de esta nueva ventana a los sentidos y a la vida que iba a tener delante de mis ojos, pero lo que sí que tenía era la certeza, o al menos el presentimiento, de que algo iba a encontrar.

No sabría expresar cómo, pero ocurre, no es una mirada, ni un latido, ni una sensación específica, es la suma de pequeñas punzadas la que va tejiendo la red que termina amortiguando la idea final que te dice que has encontrado lo que no sabías estar buscando.


Es un pequeño cambio en tu interior que se va forjando a cada paso del camino, que tiene que ver en parte con todo y en parte con nada, algo que tiene que ver, en parte, con el impactante silencio de encontrarse frente a un mar de blanca sal a 3500 metros de altura, es parte de la incredulidad con la que tus ojos asimilan la imagen de quebradas y ceros de colores imposibles, es parte de la humildad con la que esos indígenas tratan a una madre tierra que no les ofrece sino lo necesario para subsistir, es parte, también, del inconfundible sabor de boca que queda tras una sobremesa con un asado, una Quilmes, un incansable compañero de fatigas, caminos y sonrisas.

Es parte, también, de esa sonrisa estúpida de tener breves noticias escritas cada noche desde este lado del charco, es parte, como no, de ese estremecimiento que hace que te sientas infinitamente minúsculo cuando el agua salpica tu rostro ante parajes que parecen sacados de la imaginación de algún genio, ante lugares que hacen que la palabra salvaje adquiera su verdadero significado.

Es parte de las noches de mate, de teatro, de amistades que se crean a miles de kilómetros pero que se hacen inmortales en el recuerdo de los momentos vividos, es parte, incluso, del caos de la urbe, de las bocinas, del humo, del tango, del fútbol, de ese desorden organizado que tanto termina enganchando.


Todas son partes, algunas más pequeñas, otras más grandes, de esa imagen global que queda tras asomarse a la ventana de lo vivido y preguntarse que se aprendió por el camino. Todo es parte de esa gran ventana en la que hace dos años me encontré a mí mismo, y en la que, tras mucho mirar, mucho esperar, y mucho sentir, esta vez, te he encontrado a ti.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Con Mari Chari, en la clínica dental...



viernes, 9 de septiembre de 2011

Bajando la persiana

Imagino que, como siempre caerá alguna historia de nuestras variopintas aventuras en el otro lado del charco, pero de momento, que todo el mundo sepa que.... llegaron las vacacionesssssssss

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Tic tac toc

Que no me lo explico oigan, que normalmente cuando alguien desea que llegue el momento de partir, de relizar un viaje, de comenzar unos días de aventuras en lugares recónditos, el tiempo pasa muy pero que muy despacio, pero no.

No saco el tiempo ni para contar que no tengo tiempo de contar nada. Todo corre, las horas vuelan y los días caen como suspiros, casi sin momentos para la reflexión, entre neuronas que vuelan y corazones acelerados a mil por hora como si quisieran aprovechar hasta el último latido antes de partir. Y no hay tiempo, no hay tiempo para teclas, no hay tiempo para historias, aunque, eso sí, prometo sacar un momento, aunque sólo sea uno, para el hasta luego...


jueves, 1 de septiembre de 2011

El día tonto

Si, esos días en los que da lo mismo lo que pase a tu alrededor, da lo mismo que salga el sol o que llueva, que el mundo sea más o menos gris. En esos días sólo importas tú, tu sonrisa boba y tus circunstancias.

Y si, la gente te mira pensando que tienes un problema mental por cantar esa canción, y la gente intenta, como cualquier otro día, sacarte de tus casillas, el trabajo sigue siendo la misma pesadilla… pero nada importa, seguís siendo tu, tu sonrisa boba, y tus circunstancias.

Y mañana el sol saldrá o no, y el camino se pondrá cuesta arriba y lleno de piedras o se convertirá en una autopista de cuatro carriles, y las noches volverán a ser frías y oscuras, o tal vez vengan acompañadas de dulces sueños, pero hoy, hoy sólo sois tú, tu sonrisa boba, y tus circunstancias



lunes, 29 de agosto de 2011

Yo quiero tener....

Tras unos días de absoluta locura en mi ruleta rusa emocional podría dedicar mi entrada de hoy a los momentos de dulzura, a los momentos de angustia, a los momentos de cálida trinchera, a noches de brindis, tragos de colores y perros radioactivos, a mil historias diferentes, cada cual con sus innumerables matices.

Pero no, de eso ya me encargo el resto de los días y hoy, mirando el contador de arriba a la derecha, y a sabiendas de que está a puntito de marcar 20000 visitas, y de que Blogger no me va a pagar ni unas vacaciones ni ná (que gente más rancia…) pues os quiero dedicar la entrada a vosotrxs, que sois quienes hacéis que siga escribiendo, que sois partícipes de mis subidas, bajadas y paseos por el camino de la vida.

Va por ustedes!!! 20.000 gracias!!!!






jueves, 25 de agosto de 2011

Y se hizo la luz...

Y es que ya valía de tanto gris, y tanto sopor vital, que vivir en un otoño permanente no puede ser saludable, ni mucho menos.

Ya era hora de que por una vez, mi bendita mala suerte me diera una pequeña tregua, porque sí, porque yo lo valgo, y punto! Ya era hora de que apareciera el sol entre las nubes, ya era hora de que apareciera el tren por la estación, sin necesidad de que sea el ave, sin prisa ninguna, sin pausa. Ya era hora de volver a sentir, al fin, que la sonrisa no es forzada, ya era hora, al fin, de sentirse, aunque sea por un momento y en un suspiro, en paz…



martes, 23 de agosto de 2011

Perdiendo latidos

Quien lea este pequeño rincón habitualmente, sabe que si bien no soy mucho de grandes lemas en la vida, hay uno que intento seguir, y que, por norma general, es el motor que mueve mi latir hacia todo tipo de ensoñaciones, retos y utopías. Hace más de 10 años que escuché esta frase, y alguno menos que comprendí el valor que tenía: la constancia es la única virtud que permite desarrollar el resto de las virtudes.

Y la cuestión es que trato de ser constante en todo aquello que merece la pena en la vida, trato de ser constante con mi sonrisa, constante con mis locuras, constante con mis sueños, constante con mi forma de ser y, sobre todo, constante con mis latidos, trato en todo momento de no perder el ritmo que mi oxidado, y a veces incluso estropeado corazón me marca.

Pero es bien cierto que el muy cabrón, últimamente, hace todo lo posible porque vaya perdiendo latidos en el camino y termine haciéndome daño. Llevaba tanto tiempo callado que ya había olvidado que lo difícil, cuando de él se trata, es de mantener constante la cabeza ante sus imprevistos cambios de ritmo. Y lo peor, conociéndome como me conozco, es que no soy persona de términos medios cuando de latidos se trata, o late o no late, o de puertas abiertas o enterrado en una caja fuerte en el más profundo de mis abismos, o lo mantengo constante a pesar de cicatrices y pequeños infartos o lo apago y descanso en la falsa calma que otorga la soledad.

Y tal vez sea el día gris, o el más gris verano, pero empiezo a necesitar ver aunque sea un pequeño rayo de luz para seguir creyendo que merece la pena mantener mi irracional pero siempre apasionada constancia, y no seguir perdiendo latidos por el camino…



jueves, 18 de agosto de 2011

Necesito... urgentemente...

Vacaciones, o sol, o no se, por diox, que largo es este gris verano, menos mal que ya va faltando poco, que si no...


martes, 16 de agosto de 2011

Sonrisas forzadas...

Siempre, lo primero, sin falta, nada más levantarme, la sonrisa. Es un mandato autoimpuesto que me suele ayudar a hacer más llevadero el día a día y que suele ser un buen punto de apoyo para que quienes me rodean dejen de ver el mundo de su tradicional color gris.

Y la cuestión, es que la mayoría de los días no me cuesta, bien, es cierto que primero me desperezo un poco y que el desayuno se atraganta entre noticias criminales, pero por norma general, sin forzar, de muy buen gusto, ella se coloca ahí, y como por arte de magia se sostiene hasta que Morfeo tiene la deferencia de visitarme.

Otros días, los menos, uno se siente pesado, espeso, y agradecería que al despertarse hubiera a su lado otra sonrisa que le ayudase a ponerse la suya propia. Pero no hay nadie, no hay nada, y el espejo no ayuda, y las noticias son más criminales, y uno fuerza, y, aunque termina apareciendo, no es la misma, y los días se vuelven eternos…

Por suerte, al día siguiente, amanece, y, seguro, la sonrisa vuelve a estar en el sitio que debiera, sin forzarla, simplemente ayudándote a ver el mundo con otros ojos…

viernes, 12 de agosto de 2011

Ainssss que desgana...


miércoles, 10 de agosto de 2011

No pensar en nada

Miércoles, agosto y currando tras 12 meses sin vacaciones… definitivamente hay días que lo tienen todo. Porque sale el sol, y tu lo miras por la ventana, como preguntándote por qué diablos el está ahí y tu perdiendo tu tiempo delante de una estúpida pantalla de ordenador.

Los minutos no pasan y, por increíble que parezca, no hay en todo Internet estupideces suficientes capaces de hacer más llevadero el sopor veraniego, tan sólo algunas sonrisas en conversaciones virtuales ayudan a que el tiempo, aunque sea despacio, siga pasando.

Y es que la mente necesita sus tiempos y descansos, porque las vacaciones son mucho más que un parón de lo laboral, en mi caso, las vacaciones son un bajarse del mundo y pensar y pensar y pensar, hasta que, por inercia, dejo de hacerlo.

En fin, que seguirá agosto, y seguirá el sol, y seguirá el tedio, y las sonrisas virtuales que amortiguan el sopor, y sin darme cuenta, volaré 15.000 kilómetros para, de tanto pensar, conseguir por fin no pensar en nada…

lunes, 8 de agosto de 2011

Aunque sea a cabezazos...

No creo que a estas alturas de la película vaya a descubrirle a nadie el mundo, pero aun así lo confieso, soy un poco cabezón. Vaaaaaaaleeeee soy muy cabezón, que le voy a hacer.

Si algo se me mete en la cabeza y la idea o el sentimiento me engancha me convierto en un cansino de modo extremo y me pongo manos a la obra hasta conseguir que aquella idea que ha conseguido agarrarme se convierta en realidad. Y la verdad, a otra cosa no, pero a cansino no me gana ni diox.

Así que una vez que me pongo manos a la obra da lo mismo que las cosas se tuerzan un poco, me da lo mismo que a veces equivoque el camino y que otras veces me dirija directo a un precipicio, tengo una idea en la cabeza y un pequeño agujero hacia el abismo no va a detenerme.

Y me caigo, y me levanto, y me ponen vallas, y las subo, y baches, y los esquivo y si, quien sea, me pone un muro delante que parece infranqueable, pues que tenga cuidado, porque lo mismo lo tiro, aunque sea a cabezazos… o si no, me rompo la cabeza en el intento, quien sabe…



jueves, 4 de agosto de 2011

Necesito 7 colores...

Parar, necesito parar, bajarme ya del mundo un poco, no tener que preocuparme de las cosas cotidianas, alejarme de todo aquello que me abruma, e incluso de lo que no.

De verdad de la buena que lo necesito... de verdad de la buena que deseo perderme en cerros de 7 colores para volver a encontrarme entre tanto gris...






martes, 2 de agosto de 2011

Retazos...

Retazos de la noche oscura, que van naciendo y tomando forma lentamente, tal y como mis dedos los esculpen, tal y como los latidos mis moldean. Espero que les gusten...

Fingida inocencia


Fue fácil aprender

mi princesa marchita

a leer en ti la noche como un libro abierto

a ser feliz siendo tu nube

a vestir mis sábanas con tus sueños


Sencillo fue sentir

enredado entre tu pelo

que el miedo se desvanecía en la trinchera de tus abrazos

que mi mundo se perdía en un beso

que los aullidos se convertían en dulces susurros.


Incauto fue soñar

entre manos y pies fríos

con futuros ajenos al sol de los amaneceres

con incautos latidos compartidos

con la llama que prende la almenara más lejana


Pero bello fue vivir

al fin y al cabo

las verdades que escondieron tus furtivas miradas

los ojos que brillantes eclipsaron las lunas

los impacientes suspiros de tu fingida inocencia.

lunes, 1 de agosto de 2011

Me jodo yo, te jodes tu...

¿Sabéis ese momento en el que una canción se mete en tu cabeza y no hay forma de que salga de ella? Y la cuestión es que por norma general no es necesario que la canción te guste, ni por asomo, sino que suele ocurrir que sin darte cuenta un día te encuentras en el trabajo cantando el aserejé o en el gimnasio tarareando la barbacoa de georgi dann.

De lo mismo lo que hagas, te puedes poner otra música, intentar cantar otra cosa o incluso echarte a dormir, pero nada, hagas lo que hagas seguirá ahí, taladrando tu cerebro sin cesar y, lo que es peor, extendiéndose como la peste y contaminando a toda persona que se acerque.

Así que mira, me jodo yo, te jodes tu…



viernes, 29 de julio de 2011

Reir... por no llorar...

jueves, 28 de julio de 2011

Cuadernos de bitácora

¿Por qué? Pues porque no nos aburrimos de contar historias, porque sabemos con certeza que del camino surgen las anécdotas, los recuerdos y los futuros anhelos de grandes momentos vividos. Porque nos gusta compartir nuestra felicidad y estupidez con vosotrxs y el mundo. Porque seguro que hay mucho más que contar que tiempo para escribirlo…

Por todo y por nada, porque es un viaje que merecerá ser vivido y por lo tanto contado. Por eso un nuevo rincón, por eso un nuevo blog que añadir a la lista, por eso un loco cuaderno de bitácora deseando ser rellenado…


miércoles, 27 de julio de 2011

Odio esas noches

En ocasiones, odio esas noches oscuras, tan oscuras y frías que son incluso capaces de robarte hasta los sueños más dulces, de robarte las estrellas, las lunas, los horizontes.

Odio esas noches en las que los latidos de cristal te zarandean entre la orilla del precipicio y el más absoluto vacío, esas noches en las que las heridas se reabren, y duelen todas las cicatrices.

Odio esas noches, las odio, esas en las que la esperanza es lo primero que se pierde, esas en las que las ideas hierven y las lágrimas queman, esas en las que deseo olvidar lo perdido y no logro recordar sino ausencias.

Odio esas noches, esas en las que nacen los tristes versos y mueren las forzadas sonrisas, las noches de insomnio y corazones oxidados que gritan auxilio.

Odio, odio esas noches…



martes, 26 de julio de 2011

Que pare ya por diox!!!!

Por favor, me da lo mismo si hay que pedírselo a la virgen de Lourdes, a la Santísima Trinidad, a Brahma, o a la sursuncorda, pero por favor, que pare de llover…

Porque una cosa es que el verano en estas tierras no tenga esos matices de playa, txiringuito, tapitas de papas con alioli y cañita que sí que tiene en levante o en el sur de la península, pero otra muy distinta es que no salga el sol. Porque si no fuera poco con estar mustios en otoño, en invierno, y en gran parte de la primavera, lo que a mí personalmente me resulta deprimente es no ver ni un rayo de sol una vez que llega el verano, y es que si no aparece ni un rayo de sol en el cielo, la oscuridad termina cubriéndolo todo, y calándome por completo.

Quiero sol, quiero playa, quiero calor, quiero poder desconectar de mis problemas de una puñetera vez por todas, he dicho!


miércoles, 20 de julio de 2011

Un día como hoy, hace diez años...

Amanecía junto al puerto de Genova, el cielo estaba limpio y Andrés y yo terminábamos de construir nuestras protecciones tras una noche de guardia mientras el resto de compañerxs trataban de dormir algo en aquella carpa del Genoa Social Forum. Había sido una larga noche de charlas bajo la luna, de descubrir realidades mutuas y compartidas, con un hermano que hasta el día anterior no era más que un desconocido para mí. Así éramos todxs, desconcidxs de todo el planeta unidxs en la lucha por un mundo más justo, convencidxs de que 8 personas no podían continuar controlando los designios de 6 mil millones, convencidxs de que el mundo tenía que ofrecer algo mejor a lxs desheredadxs, a quienes no tenían nada, a la carne de cañón de siempre.

Un día como hoy, hace diez años, caminamos unidxs hacia el Stadio Carlini, tomamos las calles con nuestros sueños y utopías, nuestras gargantas y pasos hicieron retumbar el mármol de sus palacios, pero me temo que no sus conciencias.

Un día como hoy, hace diez años, acorraladxs, descargaron su rabia contra nosotrxs, pensaron que el gas ahogaría nuestras gargantas, que las lágrimas de nuestros ojos no nos permitirían seguir vislumbrando un futuro diferente, se convencieron de que nuestras heridas impedirían que siguiésemos sintiendo el dolor ajeno como propio, creyeron que pisando las flores podían detener la primavera.

Un día como hoy, hace diez años, sus balas segaron tu vida Carlo. Un día como hoy, hace diez años, sus balas segaron tu voz. Un día como hoy, hace diez años, sus balas cerraron tus ojos.Un día como hoy, hace diez años, sus balas apagaron tu corazón.

Un día como hoy, hace diez años, te asesinaron sin saber que, un día como aquel, diez años después, sigues vivo gracias a que no te olvidamos, tu voz sigue clamando justicia a través de nuestras gargantas, tus ojos siguen vislumbrando nuevos horizontes y nuevos mundos posibles, tu corazón siguen bombeando sueños con cada uno de nuestros latidos. Un día como aquel, diez años después, no te olvidamos, hasta la victoria siempre compañero Carlo!





martes, 19 de julio de 2011

Juliembre...

Días grises, muyyyy grises... verano, donde estás????


lunes, 18 de julio de 2011

Despacito, y con buena letra

Ciertamente, es difícil tomarse la vida con la calma necesaria, sin ningún tipo de prisa y realizando las pausas necesarias para saborearla en todo su esplendor. También es cierto, por qué negarlo, que a veces me supera la angustia por poder llegar a alguna parte incluso sin saber con certeza donde diablos voy, y por ir corriendo y a ciegas suelo terminar, más pronto que tarde, tropezando conmigo mismo y con mis propias ansiedades.

Por eso, y porque de tanto correr hacia ninguna parte me noto con algo de flato vital, hace ya tiempo que he decidido tomarme el camino como un paseo en vez de cómo una carrera. Porque no por intentar llegar antes a los sitios quiere decir que se llegue mejor, ni mucho menos, sino que muchas veces lo que hay que hacer es disfrutar del paisaje y saborear cada paso antes de llegar al destino.

El único problema, me temo, es que si bien ahora voy más despacio, sigo sin saber donde voy…



jueves, 14 de julio de 2011

Ricordo...

La visita de un buen amigo, de esos para los que la distancia a un abrazo se mide en miles de kilómetros, es una ocasión para disfrutar de buenos momentos y, como no, de brindar por lo vivido y por lo que quede por vivir, en mesas y noches siempre bañadas por los recuerdos.

Porque aunque hayan pasado los años, esos recuerdos nunca se evaporan, y seguro esta noche volverán a aflorar, y a sacar nuestras mejores sonrisas. Porque esta noche volveremos a recordar noches de juventud recorriendo las calles sin prisas ni responsabilidades, devorando lunas, entre cantos y carcajadas de amistad eterna. Volveremos a recordar la sonrisa de Vangelis, la mirada de Ifigenia, los despistes de Marteen, volveremos a recordar jornadas de lucha incesante contra un sistema que sigue siendo injusto, recordaremos días de manifestaciones, de otros mundos posibles en las calles de Barcelona o Sevilla. Volveremos a recordar abrazos en Urbino, tardes de playa en Fano, noches de locura en Bologna. Volveremos a recordar atardeceres en Exeter y cafés en Sidmouth a la orilla del mar. Hoy volveremos a recordar que el tiempo pasa y evolucionamos con él a nuestra manera, sin renunciar a nuestros sueños, creando nuestros futuros desde las utopías presentes.


Hoy volveremos a recordar, que siempre que nos encontramos convertimos la ocasión en un bello recuerdo para el futuro…



martes, 12 de julio de 2011

Mejor con humor...



lunes, 11 de julio de 2011

Solo 2 meses...

2 meses, 60 días y 15000 kilómetros que de verdad son necesarios para poner la cabeza y el corazón en orden. 2 meses para bajarme del mundo y poder mirar al presente con ojos de niño. 2 meses para una más que necesaria puesta a punto a base de paisajes desconocidos, de nuevos sonidos, aromas, sabores. 2 meses para dejarme la ilusión puesta y volver a caminar. 2 meses para construir nuevos sueños lejos de las realidades que puede que no me dejen ver el camino con la claridad necesaria. 2 meses para volver a caminar, sin rumbo, sin mochilas cargadas de piedras en la espalda, sólo con macutos hasta arriba de buenos recuerdos y sensaciones.

2 meses, sólo 2 meses…



jueves, 7 de julio de 2011

Proyectos en forma de verso

Los proyectos a veces se completan, otras sólo se proyectan, incluso hay veces que se desechan mientras se están engendrando, pero, al menos en mi caso, no hay nada que de más rabia que dejarlos a medias.

Y la cuestión es que hay veces que ni tan siquiera te das cuenta de que estás haciéndolo, simplemente un día dejas las cosas para el siguiente, y el siguiente para el otro, y el otro se te olvida, y un día que te acuerdas de refilón no te apetece ponerte, y vamos, que así no hay forma.

Curiosamente, ha sido una persona la que, cacharreando entre mis archivos de ordenador, ha vuelto a revivir un proyecto que quedó dormitando el año pasado, a medias, como esperando a que los tiempos no fueran tan oscuros para ser terminado. Un proyecto en forma de letras, de líneas, de versos, de un puñado de páginas escupiendo sentimientos, sueños y verdades. Un proyecto que tal vez sea hora de que siga tomando forma, o deformándose por completo, un proyecto en forma de verso que, sin duda, debe ser terminado…



miércoles, 6 de julio de 2011

Marioneta sin hilos

A veces, cuando uno no termina de encontrarse y ya no sabe donde más buscar sus caminos, ocurre que termina sintiéndose como una marioneta en manos de las diabólicas manos del destino.


Y cuando uno se siente marioneta ocurre que no suele saber muy bien si es ella la que decide cuando quiere bailar y pega un tirón para que una caprichosa mano le indique el ritmo al que moverse, o si bien siempre está a merced de quien quiera que maneje los hilos.

Yo lo que tengo claro es que miro hacia arriba y sólo veo una madeja en la que es imposible distinguir que hilo se enrolla en el otro y provoca que cada dos movimientos me toque un tropiezo. Es tal el nudo que ni tan siquiera veo que hilos son los que están rotos y cuales aún siguen funcionando, no tengo opción de saber de donde cojeo ni donde estoy sujeto en firme, y, a decir verdad, cada día que pasa, me entran más ganas de cortar todos los cables y, ya desde el suelo, volver a construir caminos, destinos, y sueños.





martes, 5 de julio de 2011

Un dos tres, responda otra vez!

A un céntimo la respuesta, razones para que este martes el estrés se disperse mucho más que cualquier otro: el finde, Francia, el paté, las dunas, el Garona, las cervecitas, los kebab, las terrazas de Burdeos, el vinito, las sonrisas, los mojitos, los kilómetros de carretera, las caipirinhas, el mojapieses, los posados, los paseos por los jardines, los helados, los crepes, lefoté!, las cuevas, los pueblos de ilustrísimos nombres, el buen rollo, las cañitas, el calorcito, el sombrero del papa, el patatoner, las rebajas, las hojas en el aire, los bocatas de salchi-txori-pavo, las gigalenas, las fotos saltando, la desconexión con la rutina…

jueves, 30 de junio de 2011

Estrés, kilómetros y Neruda

Y es que hay veces en las que llegamos a nuestro putno de saturación, y sólo queda poner carretera de por medio para poder desconectar de nuestras realidades cotidianas, pero mientras llega el momento de partir, siempre es bueno rebuscar la paz entre los versos del maestro de la vida y las palabras...

Para que tú me oigas
mis palabras
se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.
Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.
Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.
Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.
Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.
Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.
Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú las oigas como quiero que me oigas.
El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban
Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.
Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.
Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.

martes, 28 de junio de 2011

Un petit repos...

Se acerca la hora de darle al pause, aunque sea un momento, la hora de desconectar de las rutinas y del mundo que habitualmente nos rodea para entregarse al placer de redescubrir ciudades, aromas, sabores y sensaciones.


Es hora de entregarse al placer de largos paseos en la orilla del río Garona, de terrazas en bohemios barrios y de copas de vino brindando a la salud de la luna y las estrellas, de las noches que han venido y de las que vendrán. Es hora de entregarse al gran placer de desconectar de todo, y disfrutar de un breve pero merecido descanso…

viernes, 24 de junio de 2011

Noche, fuego, magia

Noche de hogueras, de brujas, de tradiciones milenarias, pero ante todo noche de magia.

Siempre, desde niño, la noche del 23 de junio me ha parecido algo fascinante, una liberación en forma de fuego y llamas para quemar todo aquello que a uno le lastra y que las ataduras emocionales se conviertan en cenizas y se las lleve el viento.

Es una noche que invita a soñar, a reinventarse, a volver a construir presentes y futuros, una noche para hacer un paréntesis entre el ayer y el mañana, y dedicarse durante unas horas a disfrutar plenamente del ahora.

Son noches, noches de magia…




miércoles, 22 de junio de 2011

Le estábamos esperando...

Si, desde hace bastante tiempo, ciertamente se ha hecho usted de rogar, y la verdad es que viene un poco más desagradable de lo que suele ser habitual, pero bueno, al fin podemos decir que ha llegado.

Y es que podremos decir lo que queramos, pero en el fondo todos estábamos deseando poder decir que es verano. Porque por mucho que nos encante la llegada de la primavera, más por poner fin al frío y oscuro invierno que por otra cosa, lo que es innegable es que es el verano el que desata todas nuestras pasiones.

Porque en verano todo se ve de un color diferente, el sol aprieta y el corazón se desboca, los días son largos, las noches cortas pero eternas, quien no disfruta de sus vacaciones en lejanos parajes goza del buen tiempo en cercanas playas, montes, verbenas o barbacoas. Porque en verano tratamos de olvidarnos de que el gris sigue existiendo y que nos acecha a la vuelta de la esquina para atraparnos en septiembre en cuanto nos descuidemos. Pero mientras tanto, ingenuos de nosotros, seguiremos disfrutando de estos meses de sol, sandalias, brindis, tapitas y poca ropa, y que nos quiten lo bailao!

Bienvenido sea pues, don verano!